Los Negocios en la Nube – la evolución del Cloud Computing

closeEsto lo publiqué hace 2 años 2 meses 4 días, por lo que sus referencias pueden estar desactualizadas. Si lo están, le ruego me lo haga saber en los comentarios para hacer la corrección. Si no, ¡que lo disfrute!

Este es un artículo que escribí para actualicese.com respondiendo a las inquietudes que hay dentro de los responsables de las cuestiones financieras y adminitrativas sobre el presente y el futuro de este nuevo modelo de negocios.

La cuestión es que la Computación en la Nube es sólo el abrebocas de lo que en término de negocios se puede llegar a hacer utilizando el paradigma que lo sustenta…

A continuación, el artículo:



La tecnología evoluciona a muy alta velocidad, y los costos de mantenerse al día con estos avances son altísimos. Pero las oportunidades están ahí para las compañías que son capaces de aumentar sus utilidades y reducir sus costos a la misma velocidad que la tecnología.

Lo anterior no es más ni menos que el fundamento de la existencia del nuevo paradigma de Computación en la Nube, el cual ha permitido a las empresas mantenerse al día sin sucumbir a los costos de investigación, desarrollo y prototipado de los grandes centros de innovación en el mundo. Al fin y al cabo en nuestra empresa alquilamos productos y servicios que no hacen parte de la función nuclear de la compañía… por ejemplo, los servicios de capacitación: es más barato pagar un seminario para un empleado, que contratar con horario fijo laboral a un conferencista. Lo mismo se aplica hoy en día a la tecnología.

El Business in the Cloud como  nuevo modelo de desarrollo empresarial

“Ahora, proveedores especializados pueden proveer servicios mucho más barato y mucho más eficientemente que un departamento de Tecnologías de Información interno”

Los modelos tradicionales de negocios tienen la teoría de que se puede ser más eficiente y se pueden reducir costos manteniendo desarrollando tecnología informática propia en la empresa tanto como sea posible. Y esto era cierto hasta que llegó Internet, que cambió el mundo de los negocios de una forma dramática. Ahora, proveedores especializados pueden proveer servicios mucho más barato y mucho más eficientemente que un departamento de Tecnologías de Información interno.

Pero la cuestión es que las preferencias de los usuarios cambian a la misma velocidad que la tecnología, por lo cual mantener al día el modelo de negocio requiere de flexibilidad. Los modelos anteriores eran cualquier cosa menos flexibles, por ello han sido desplazados por tendencias interesantes, como el Modelo de Respuesta Rápida Organizacional (Responsive Organization Model) y el Modelo de Sistemas Sostenibles (Viable Systems Model), que se han funcionado para darle lugar al Modelo de Negocios basados en la Nube (Cloud Based Business Model), en el cual las funciones operativas no esenciales son llevadas a cabo en el ciberespacio por empresas especializadas, coordinadas por personal de la empresa que se encargaría de ofrecer transparencia a la gerencia respecto a las expectativas de la empresa y su viabilidad de ser cumplida por parte de los proveedores que están “en la nube”.

Los beneficios están en las utilidades y la productividad

“la clave es mover las inversiones  a modelos de costos variables que permitan reaccionar a los cambios del mercado”

Esto involucra una nueva realidad económica. Y es natural que sea así, dado que los modelos de desarrollo sostenible de negocios del siglo XX ya no aplican en un mercado tan volátil como el actual. Ahora, un producto típico tiene un tiempo de vida de 6 meses a 2 años debido a los rápidos cambios en la tecnología y las preferencias de los consumidores. Esta volatilidad hace que los negocios con modelos tradicionales requieran de grandes inversiones de capital para mantener el paso, lo cual es prohibitivo en la economía de hoy. Por ello, la clave es mover las inversiones  a modelos de costos variables que permitan reaccionar a los cambios del mercado.

Uno de los gastos más fuertes que debe asumir la empresa de hoy está en el área de Tecnologías de Información . La solución para reducir costos en esta área está en moverse a la Computación en la Nube (la vertiente tecnológica de los Negocios en la Nube, que hemos venido discutiendo en los últimos párrafos). Hacer outsourcing libera el capital y reemplaza los costos fijos con costos variables.

3 implicaciones financieras de los Negocios en la Nube

Lo mejor es que este nuevo modelo de costos variables tiene muchas implicaciones positivas para las finanzas de la empresa. Por nombrar solo tres de ellas: 1) el bajo consumo de capital y posibilidad de reorganización del flujo de caja; 2) aplicación de novedosas técnicas contables que reflejen la variabilidad de los costos frente a las utilidades en el plazo más corto; 3) escalabilidad de la tecnología corporativa, con sus consecuentes mejoras en la eficiencia y eficacia en ingresos operacionales.

El modelo operacional de “pague a medida que use” liga los gastos a los ingresos mucho más claramente que en los modelos anteriores: si los ingresos aumentan, los gastos también; si los ingresos bajan, los gastos bajan proporcionalmente. Y con el componente de la variabilidad de estos, el peligro de la estacionalidad se difumina (por ejemplo, empresas que venden sólo por unas épocas en el año y en las otras épocas sobreviven, como las jugueterías) y se eliminan los compromisos a largo plazo con proveedores y el ilimitado incremento en gastos para mejoramiento de la capacidad computacional corporativa.

La Computación en la Nube (Cloud Computing) fue el primer paso

“los riesgos inherentes a la computación en la nube se están reduciendo a velocidades agigantadas”

La economía actual está llevando a las empresas a optar por la Computación en la Nube, y esto da una puerta de entrada a la implementación de los postulados de los Negocios en la Nube. Las grandes empresas optan por nubes “privadas”, mientras las pequeñas no tienen problema en compartir recursos con otros en redes “públicas”, y dado que se vienen desarrollando cada vez mejores herramientas de seguridad y monitoreo, los riesgos inherentes a la computación en la nube se están reduciendo a velocidades agigantadas, como lo atestigua el hecho de que grandes corporaciones están moviéndose a la nube.

En resumen: la Computación en la Nube es sólo una vertiente de los Modelos de Negocios basados en la Nube, y para muchas empresas, son su puerta de entrada. Esto redundará en que la adopción de modelos más eficientes será rápida, lo que supone un riesgo para aquellas empresas que no se muevan rápido a entender estos nuevos paradigmas.