El Valle Inquietante en el Marketing

Cuando un robot parece humano, las personas lo rechazan inconscientemente (“repulsión” es el término correcto).

Este fenómeno se estudia como el valle inquietante.

Cuando en Servicio al Cliente o en Marketing asumimos una postura falsa, nuestros usuarios lo notan y lo rechazan, aunque no puedan expresar con palabras exactamente qué pasó. Tal como sucedió con el primer corto de Pixar, en donde un bebé extremadamente humano generó rechazo en el público.

Demasiada amabilidad y mucha condescendencia generan la sensación de “aquí hay gato encerrado”, y termina devolviéndose negativamente.

Otra razón más para ser, antes que hacer. El hacer viene por añadidura.