Feliz Día de la Mujer

Aún con el dolor de la histerectomía, recogió su correspondencia. Cuentas, basura comercial, más cuentas… ¡por fin!, la aprobación para el tratamiento hormonal que daría fin a este suplicio.

En las cartas, sin embargo, ninguna felicitación. Se sentía muy raro pasar un Día de la Mujer sin un cumplido, sin una rosa.

“Es una nueva vida, Andrés: mejor irse acostumbrando”, se dijo a sí mismo.