Kintsugi

Un día decidió que no diluiría en ungüentos las cicatrices en su piel: las haría más visibles como testimonio de aceptación a su imperfección y exclamación de orgullo por haberlas sanado.

Como los antiguos artesanos japoneses que reparaban las fracturas de la cerámica rellenándolas con oro, se ocupó por semanas y meses en reparar las huellas de sus propias heridas rellenando las grietas con resina dorada, como la savia amarilla que brota de los árboles.

Las marcas de tropezones de su niñez y adolescencia sanaron bajo el recubrimiento ámbar. Herida a herida, reparación a reparación, una joya sucedió a la porcelana.  

En poco tiempo, su arte de resiliencia y poder tomó el camino de la perfección: cada decepción y pesar trazaba un surco relleno de brillo nacarado en las paredes ventriculares. 

Su corazón ahora es arte que late. 


Notas:

  • Kintsugi es una técnica japonesa usada para arreglar las fracturas de la cerámica mediante la resina mezclada con oro. Las roturas hacen parte de la historia del objeto, y no se deben esconder. Este es un cuento sobre la reparación…