Stendhal

En la Galería de Uffizi de Florencia (Italia), pasa un fenómeno muy particular: algunos visitantes dicen sentir “taquicardias, elevación del ritmo cardiaco, sudoración, sensación de desorientación, ahogo y presión en el pecho, mareos y visión borrosa, emociones extremas de alegría o tristeza, delirios, alucinaciones ansiedad y estrés descontrolado”.

Al parecer, la belleza del lugar y su significado histórico induce esas sensaciones.

Y no paran ahí: trastornos de pensamiento, alteración en la percepción de colores y sonidos, aumento en los sentimientos de culpa y ansiedad; angustias depresivas, sentimiento de inferioridad, precariedad o insuficiencia, superioridad, euforia y exaltación además de pérdida del criterio propio de la realidad; y hasta angustia y pánico (con desvanecimientos y taquicardia).

Todos estos efectos fueron reunidos por una psiquiatra bajo el denominado Síndrome de Stendhal, nombrado por el escritor francés que por primera vez describió los síntomas…

«Había llegado a ese punto de emoción en el que se encuentran las sensaciones celestes dadas por las Bellas Artes y los sentimientos apasionados. Saliendo de Santa Croce, me latía el corazón, la vida estaba agotada en mí, andaba con miedo a caerme»

Rome, Naples et Florence (Henri-Marie Beyle, 1817)

Creo que esto tiene algo de sinestesia. Fascinante.