Los tontos al final del alfabeto

Según este estudio, resulta que quienes tenemos apellidos que comienzan por letras ubicadas al final del alfabeto (de Rodriguez a Zúñiga) respondemos mucho más rápidamente a las promociones comerciales.

La conclusión de Slate es:

Para los profesionales del mercadeo, la pregunta relevante es: ¿es más rentable dirigirse directamente a quienes tienen apellido entre la R y la Z?
La respuesta, al parecer, es “Si”.

Lo curioso es que los profesores que condujeron el estudio no pudieron concluir si los que estamos en dicho rango somos tontos o compradores inteligentes.

En mi experiencia, y siendo parte del grupo objetivo de este estudio, creo que es la primera opción. Tengo pruebas.