Borges: “cuando Shakespeare te guste y sea digno de ti, serás digno de Shakespeare”

Borges plantea esa preciosa visión de la lectura como un ejercicio de dignidad en dos vías: cuando un libro te guste y sea digno de ti, serás digno del libro.

Aquí lo dijo, en más o menos las mismas palabras:

Yo aconsejaría lo que mi padre me dijo: que leyera mucho, ante todo. Sobre todo, que viera en la lectura, no una obligación, sino un goce.

(…) Siempre les aconsejé a mis estudiantes: “Si un libro les aburre, déjenlo, no lo lean porque es famoso, no lean un libro porque es moderno, no lo lean porque es antiguo. Si un libro es tedioso para ustedes, déjenlo, (…) ese libro no ha sido escrito para ustedes.

La lectura debe ser una de las formas de la felicidad.

No… no lean nada de lo que se ha escrito de fulano de tal. Ustedes no se preocupen de lo que se ha dicho sobre Shakespeare. Lean ustedes a Shakespeare. Si Shakespeare les interesa, muy bien. Si Shakespeare les resulta tedioso, déjenlo. Shakespeare no ha escrito aún para ustedes. Llegará un día en que Shakespeare será digno de ustedes y ustedes serán dignos de Shakespeare. Pero mientras tanto no hay que apresurar las cosas.

La triste lectura universitaria, según Borges