¿Quiere ganar una discusión? Pida a su contradictor que haga un plan.

Cuando hay épocas electorales y el ambiente político está “crispado”, es normal que veamos posiciones extremas y fundamentos débiles en las partes enfrentadas. Y aunque es molesto, es normal que lo hagamos… los seres humanos tomamos una serie de “atajos morales” para poder explicar nuestra realidad y hacia dónde queremos que llegue.

Esto lo intenté delinear en unos cuantos trinos en mi cuenta de Twitter…

El asunto es que es posible saber el nivel de conocimiento que tiene alguien frente a un tema pidiéndole algo muy simple: trace un plan.

Muchos no lo pueden hacer, y esto se debe a la “Ilusión de la Sustentación Profunda“, estudiada por científicos en Yale. Funciona fácil…

Pongamos un ejemplo…

“creemos entender un problema, hasta que nos piden trazar un plan”

La cuestión es clara: usualmente creemos entender un problema, hasta que nos piden trazar un plan. Ahí descubrimos que nuestra posición está más sustentada en la fe y en aspectos subjetivos que en el análisis de los hechos y las realidades.

De hecho, si tuviéramos un conocimiento profundo de dichos hechos y realidades, podríamos trazar planes concretos.

 

Fuentes: