Cualquiera me puede leer…

closeEsto lo publiqué hace 7 años 9 meses 5 días, por lo que sus referencias pueden estar desactualizadas. Si lo están, le ruego me lo haga saber en los comentarios para hacer la corrección. Si no, ¡que lo disfrute!

SethNuevamente, en su habitual espacio para ser genial (en su blog), Seth Godin nos muestra con su particular visión, hacía dónde nos llevará el mundo de los blogs, y particularmente, a quienes escriben blogs.

Los grandes escritores quizá abandonen las revistas o medios tradicionales para crear sus propios blogs personales, sin necesidad de estar supeditados a un editor o un jefe que edite lo que ellos opinan.

Esta es una traducción libre de un muy interesante planteamiento para todos los que estamos metidos en la blogosfera…

Great writing, unfiltered, por Seth Godin

Esto era lo que lo solía pasar: un editor tenía una revista, con un montón suscriptores y una lista del envío. Contrataba a un redactor o un grupo de ellos. Funcionó algunas veces y dimos con “The New Yorker” o “LL Bean”. Pero otras veces (la mayoría) simplemente era un fiasco. O el material era desechable o los grandes escritores no se oían. (Más de 70,000 libros se publicaron en Estados Unidos el año pasado… ¿cuántos de estos ha leído?).

Los Blogs cambiaron todo esto. Alguien como Corey (Shaveblog) tiene que preocuparse solamente por su habilidad para mantener un horario regular. (…)

…es directo con nosotros, sin filtros, sin edición. (..)

Alguien como John Wood (el otro John Wood) sin muchas habilidades de diseño, puede construir un gran y próspero negocio sin mucho dinero. Simplemente manteniendo la atención, siendo consistente y cumpliendo sus promesas, John puede hacer diferencia entre tanto ruido y hacerlo muy bien.

(…)

El asunto que no podemos ignorar es que ahora muchos ya no tendrán excusa. Sin un editor/jefe a quien culpar, lo que escriban sale al aire. Su opinión será su opinión. Esto significa que algunas personas se convertirán en trenes sin carrilera. Ellos simplemente estarán ahí.

Las barreras se han ido, el costo es cero. La pregunta es: ¿qué harás con lo que escribes?